Gandia destino bandera

Gandia es un referente turístico a nivel nacional. Su clima, su gastronomía, su oferta cultural y sus opciones de mar y de montaña alzan a Gandia como un destino al que volver, ya sea en verano o durante cualquier temporada del año. Su amplia experiencia ha situado a la ciudad ducal en lo más alto de las preferencias costeras de nuestro país pero también su apuesta por la seguridad de todos sus visitantes. Así, seguridad y excelencia convierten a Gandia en un destino de bandera para este verano de 2020.

34 años de Bandera Azul

Playa de Gandia

Su playa es la joya de la corona: Tres kilómetros de arena fina, aguas limpias y un largo paseo jalonado de todos los servicios imaginados. Su arenal es tan amplio que permite un aforo de hasta 50.000 personas respetando los dos metros de distancia. Además, podrás saciar las ganas de sol y de playa con garantías de seguridad gracias también a las medidas que se han adoptado para esta campaña estival. Así, el acceso al arenal se hará a través de las pasarelas de entrada o de salida, se aumentará la vigilancia e informadores velarán para que se cumplan las normas. Además, se ha puesto a la venta un kit de playa (tres euros) para que delimites el espacio fácilmente con las piquetas y cintas que vienen en él. Por tanto, junto a esa Bandera Azul que marca la excelencia se ha izado la bandera de la seguridad para que vuelvas a brillar en Gandia.

El Paseo Marítimo cerrado al tráfico

Paseo marítimo de Gandia

Gandia es un destino de bandera y la seguridad es fundamental para que disfrutes de tus vacaciones realizando tus actividades favoritas sin aglomeraciones, ya sea pasear, practicar deporte o sentarte en cualquiera de las terrazas que hay en primera línea de mar. Ese disfrute con tranquilidad es gracias al cierre al tráfico del paseo marítimo pues se ha ganado tanto espacio que mantendrás la distancia de seguridad recomendada por el gobierno en todo momento.

Unas medidas que, por supuesto, se mantienen en las actividades que se realizan en las tardes de verano en el paseo, en los chiringuitos del arenal o en las discotecas, que han adaptado sus espacios para que disfrutes hasta altas horas de la noche con total seguridad.

De la playa al ducado

Gandia es mucho más que sol y playa. Un paseo por su casco antiguo te transporta a los siglos XV y XVI, periodo en el que los duques de Borja residieron aquí. Años de esplendor que puedes comprobar en el Palacio Ducal, posiblemente el monumento borgiano más representativo, que fue residencia de los duques de Gandia. Allí nació Francisco de Borja en 1510 y vivió como IV Duque de Gandia —se conserva su habitación y la máscara mortuoria que se le realizó—. La visita al Palacio Ducal es imprescindible en tus días en Gandia pero si quieres vivir una experiencia diferente, realiza una visita guiada o nocturna.

Colegiata de Santa María

Muy cerca de allí, en la Plaza Mayor, está la Colegiata de Santa María, que cada Sábado Santo revive desde 1550 la representación del Visitato Sepulchri, atribuida a San Francisco de Borja. En tu paseo llegarás a la plaza de la Antigua Universidad, en la que encontrarás las impresionantes esculturas Borja de Manolo Boix. Sin embargo, la ciudad Ducal esconde otros muchos atractivos, como el Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, la iglesia del Beato Andrés Hibernón, el convento de San Roque o el convento de Santa Clara, entre otros.

Con esa máxima de la seguridad, el centro histórico también se ha cerrado al tráfico para que puedas visitar los puntos turísticos con tranquilidad y las terrazas amplíen sus espacios para mantener las distancias de seguridad. En tu visita haz un alto en el camino para saborear la gastronomía local, con la fideuà como máximo estandarte.

Todo ello hace que Gandia sea un destino de bandera en el que vivir un verano único. Te lo has ganado, vuelve a brillar en Gandia.